PRENSA

Adicción a las redes sociales : ¿Posteo, luego existo?

31 de julio de 2014

Revista Viù - El Comercio

¿Cómo saber si tengo una adicción a las redes sociales ?

La mayoría de nosotros vivimos sumergidos en las redes sociales. Desde abuelas compartiendo recetas en facebook hasta niños que no dejan de ver sus caricaturas favoritas en youtube.

Estar más de 4 horas al día conectado  significa que tengo una adicción a las redes sociales. Es probable que no. Pero la pregunta más importante es qué impacto esta teniendo este habito en tu vida.

Efectos de las redes sociales en nuestro día a día:

El estar pendientes de la redes sociales puede tener diversos efectos perjudiciales en nuestro bienestar emocional:

  • Reducción de nuestra capacidad de atención y concentración: 
  • Estrés y ansiedad
  • Reducción de nuestra productividad
  • Autoexigencia y culpa por cumplir “estándares irreales”
  • Comparaciones irreales generadoras de ” baja autoestima

Al estar constantemente conectados estamos en estado de alerta constante. Recibimos tantos estímulos distintos que ya no sabemos a qué prestar atención. Esta alerta termina generandonos ansiedad.

Autoimagen falsa

Las redes sociales nos permiten crear “súper yo virtual” que es siempre chistoso y original, que sabe de actualidad y sale guapo en las  fotos.

Mas que una adicción a las redes sociales se convierte en una adicción a recibir una valoración positiva que termina definiendo nuestro valor personal y autoestima.

Esta “versión mejorada” de nosotros mismos es estimulante pero puede conllevar al riesgo de que postear signifique: ¿Te gusto?, ¿soy lo suficientemente gracioso o interesante para ti?

Comparaciones

Finalmente, muchas personas llegan a nuestro consultorio de terapia psicologica diciendo “Mi vida apesta”. “Todos mis amigos son felices y tienen pareja menos yo. Y llegan a conclusiones basándose en lo que ven en Facebook.

“Dime de que alardeas y te diré de que careces”, lamentablemente la mayoría de personas no se dan cuenta que lo que otros suben a redes sociales es solo lo bueno y “marketeable” de sus vidas.

 

LEER ARTÍCULO

¿Disfrutaste del artículo? ¡Compártelo!