PRENSA

Bullying: ¿La mejor defensa es el contraataque?

2 de agosto de 2014

Rimac Seguros

¿Qué características presenta un niño que ha sido víctima de Bullying?

Si bien las características dependen de la personalidad de cada niño, un factor en común es que estos niños han dejado que la historia del problema se vuelva dominante en sus vidas y mine sus recursos.

Por ello es importante detectar cambios en el carácter o las emociones, por ejemplo si el niño suele ser sociable y empieza aislarse, o si siempre ha sido calmado y empieza a presentar conductas agresivas.

Ante una situación de agresión escolar, ¿cómo debe reaccionar (o responder) el niño?

El niño debe buscar apoyo externo (hablar con sus padres y profesores)  e identificar sus fortalezas, los recursos que ya tiene y puede aplicar en esta difícil situación. Es importante identificar en qué momentos el niño logra defenderse, en qué momentos se siente seguro y alegre e ir ampliando y sugiriendo estos espacios.

Cuando un niño se encuentra muy envuelto en su rol de abusado o abusador puede experimentar frustración al sentir que él es el problema.

Es importante no etiquetar al niño y hablar “del problema” como algo externo al él, de esta manera se genera mayor motivación para enfrentarlo. Como vimos en el artículo “domadores del mal genio” no debes dejar que tu hijo sea el problema.

Dentro de cada historia de abuso o violencia también existe una historia de resiliencia y recursos, la tarea del terapeuta es descubrir y ampliar estos recursos, de manera que el niño los utilice a su favor, pudiendo elegir su manera preferida de reaccionar ante las diversas dificultades que se le presenten.

¿Qué medidas se deben tomar para proteger al niño de sus agresores?

Mantener una relación afectiva y de confianza es la mejor medida protectora, de esta manera el niño puede refugiarse en sus  sus padres para comentarles lo sucedido y juntos tomar acciones.

El dialogo abierto (sin juzgar al niño o sus sentimientos) es importante para mantener esta cercanía, así mismo el contacto físico y las palabras afectuosas.

Finalmente el trabajo en red es vital, los profesores deben hacer visible cualquier abuso y  derivar a ambas partes a un apoyo psicologico

LEER ARTÍCULO

¿Disfrutaste del artículo? ¡Compártelo!