¿Estarías dispuesto a dejar de intentar?

Por: María Andrea Ganoza

Estarías dispuesto a dejar de intentar

Aunque resulta extraño, muchas veces la solución a nuestros problemas está en justamente dejar de intentar; lo difícil es saber cuándo parar.

Elegir qué evitar para obtener lo que deseamos es tan importante como saber qué hacer para conseguirlo.

¡Pero es tan difícil evitar! , vivimos en una sociedad cada vez más tecnológica, tenemos:

  • Celulares inteligentes
  • Tablets
  • Nuestros parques y cafés tienen internet inalámbrico.
  • Redes sociales
  • Autos con televisión y GPS
  • Entre otros ejemplos

Compramos y valoramos estos productos por que nos permiten ser más productivos y eficientes, sin embargo, solemos terminar con el tiro por la culata.

¡No me mal interpreten!

 

Estoy agradecida de la tecnológica, siento mi  Ipad me ha resuelto la vida y no sé que haría sin él (corazones salen de las teclas donde escribo).

Pero también soy consiente que con mi celular no sucede lo mismo, lo compre para poder trabajar desde la playa y cuando por fin estoy de vacaciones termino con la oficina montada en el pareo.

La realidad es que normalmente nos cuesta evitar, y no solo por que tenemos toda la tecnología a la mano, sino por que se nos ha inculcado que con esfuerzo y planificación podremos HACERLO TODO y pensar así es un gran error.

Los libros de gestión del tiempo y organización suelen tener este gran mandato: “Maneja y organiza tu tiempo y podrás con todo”, sin embargo esto no es cierto.

Nunca podremos cubrirlo todo, ni quedar bien con todos o cubrir las expectativas de todas las personas y exigirnos de esta manera solo resulta contraproducente.

Saber elegir qué correos evitar revisar, a qué links no darles clic, a que clientes no darles citas, a qué videos no darle play puede ser justamente lo que nos ayude a cumplir con lo que sí deseamos.

Como vimos en el articulo anterior , la clave esta en saber en qué enfocarnos, de manera que podamos bajar estratégicamente la expectativa de cumplir/hacer aquello que no nos aporta valor.

Como dice la famosa oración católica: “Tener la serenidad de aceptar las cosas que no puedo cambiar; Valor para cambiar las cosas que puedo; y sabiduría para conocer la diferencia”.

 

 

 

¿Disfrutaste del artículo? ¡Compártelo!

Calificación:

Deixe um comentário

Be the First to Comment!

avatar
  Subscribe  
Notify of