15 recomendaciones para mejorar tu asertividad

asertividad

¿A menudo sientes que los demás no escuchan o respetan tus puntos de vista? O, por el contrario, ¿Cuándo expresas tu opinión terminas lastimando a otros sin querer?

Aunque ambas situaciones puedan percibirse como opuestas a menudo la causa raíz es la misma. La falta de asertividad hace que tengamos dificultades para comunicarnos en ciertas situaciones, reprimiendo nuestras propias emociones o actuando de forma inadecuada con los demás siendo violentos u hostiles.

Si alguno de estos ejemplos es tu caso y frecuentemente tienes problemas por esos motivos, es posible que necesites mejorar tu asertividad. La buena noticia, es que aún estás a tiempo de hacer algo al respecto poniendo en práctica algunas de las recomendaciones que veremos en este artículo.

 

Mejorar tu asertividad ¿Qué es ser asertivo?

La asertividad es una cualidad que nos permite expresar nuestras emociones y pensamientos de manera clara y directa, defendiendo nuestros derechos, pero de una forma socialmente adecuada sin agredir a otros en el proceso. En otras palabras, logramos decir lo que queremos o necesitamos sin atentar contra el resto.

Cuando tenemos un estilo de comunicación asertiva sabemos pedir, negociar o negarnos de una forma clara respetando también los derechos del otro.

En resumen, ser asertivos significa tener una relación sana contigo mismo y también con las personas que te rodean. También puede definirse como un balance personal por el cual podemos socializar de forma sana, sin inclinarnos hacia la pasividad o la agresividad (fuente www.redalyc.org)

 

Beneficios de la asertividad

¿Por qué es importante mejorar tu asertividad? Ser asertivos es la mejor forma de relacionarnos en todos los ámbitos, en el laboral, el de pareja, familiar o en cualquier tipo de relación.

Además de ser una habilidad social, es una forma de vivir y entender las relaciones, donde sabemos a escucharnos a nosotros mismos y a los demás.

 

Algunos beneficios

Algunos estudios demuestran que la asertividad tiene una estrecha relación con nuestra sensación de bienestar personal.

  • Aumenta la autoestima porque aprendemos a validar lo que sentimos
  • Aprender a conocer tus necesidades
  • Nos ayuda a conocernos ya que nos acostumbramos a poner en palabras nuestras necesidades
  • Mejora en las relaciones interpersonales
  • Ayuda a prevenir conflictos o resolverlos

 

Ejemplos de asertividad

En el ámbito de relaciones de pareja

En tu relación hay una situación recurrente que te desagrada. Puede tratarse de algún comentario o actitud de tu pareja. Frente a un problema así, lo mejor es no dar por sentado que tu pareja entiende a qué se debe tu malestar. Por lo tanto, el silencio o actitudes hostiles no son adecuadas y podrían agravar más el problema.

Un comportamiento asertivo sería expresar directamente tus pensamientos y sentimientos al respecto: “Esta situación me ha hecho sentir triste o incomodo y me gustaría hablar sobre ello”.

 

En el ámbito laboral

Imaginemos que tu jefe te ha asignado una gran cantidad de trabajo sin haberte ascendido o aumentado el sueldo. A fin de no incomodar prefieres quedarte callado, sin embargo, el malestar va en aumento e incluso empieza a afectar tu salud. Ante ello, lo más adecuado sería buscar el momento para hablar al respecto, solicitar una reunión con tu jefatura manifestando además tu disposición para resolver el problema: “Entiendo que la empresa este pasando por un momento complicado, pero me gustaría saber cómo podemos resolver esto”

Como hemos visto, al mejorar tu asertividad tendrás menos miedo a la hora de hablar sobre tus necesidades y llevarás alternativas de soluciones que pueda ser de beneficio para ambas partes.

 

Terapia Psicológica Lima

¿BUSCAS AYUDA?

SEPARA TU CITA

 

 

Recomendaciones para mejorar tu asertividad

 

  1. Sé consciente de tu valor interno y de tus derechos

Debes empezar reconociendo tu propio valor.  Cuando nos valoramos aprendemos a cuidarnos y eso implica dejar de tolerar situaciones donde no nos sentimos cómodos.

Siendo conscientes de ello, empezamos a ser valer nuestros derechos: “Derecho a expresar tus sentimientos”; “Derecho a ser feliz”, “Derecho a cambiar de opinión”, etc.

 

  1. Ponle voz a tus necesidades

No basta con saber qué es lo que quieres o qué es lo que te incomoda. Es fundamental aprender a expresarlo.

Alguien asertivo no está esperando que sus deseos o malestares sean adivinados. Lo mejor es siempre tomar la iniciativa y generar un espacio para conversar sobre lo que te ocurre.

 

  1. Dale un tono positivo a tus conversaciones

Aunque estés por abordar una conversación difícil siempre es útil hacerlo de forma constructiva y amable.

Para expresar tu malestar no tienes que hacerlo de forma violenta. Hay otros caminos que pueden ayudarte a expresar lo que quieres sin dañar al otro.  Una actitud hostil podría empeorar el problema y lo más probable es que no te ayude a lograr lo que quieres.

 

  1. Sé empático

En cualquier tipo de relación haz un esfuerzo por ponerte en los zapatos del otro y entender su punto de vista. Comprender y considerar sus sentimientos te ayudará a adaptar y flexibilizar tu discurso por uno más consciente y amable.

 

  1. Usa oraciones que empaticen con el otro y logren manifestar tu necesidad

Es importante que tu estilo de comunicación durante conversaciones difíciles logre ejercer un balance entre las necesidades del otro y las tuyas.

 

Para ello es útil la siguiente estructura:

  • “Entiendo que tu punto de vista, pero yo creo…”
  • “Comprendo tu situación, pero yo necesito…”
  • “Comprendo que tu tengas derecho a … pero yo también tengo derecho”

 

  1. Aprende a incluir el “Yo me siento” en tus conversaciones

Para mejorar tu asertividad es fundamental aprender a comunicar cómo te sientes frente a una situación. De ese modo, el otro logra tener una visión más integral de por qué para ti es un problema.
Por ejemplo: “Cuando me dices ese tipo de cosas, me siento triste preferiría si puedes evitar esos comentarios”; “Cuando actúas de esa forma, siento que no me estás respetando”, etc.

 

  1. Sé consciente de tu habla

Alguien asertivo es consciente de su comunicación y del impacto que tiene en el otro. Evita usar expresiones que sean agresivas o que menosprecien a la otra persona.

Por ejemplo, en lugar de decir “Estás equivocado” di “Estoy en desacuerdo” o en vez de decir “Haz esto” mejor decir “¿Podías ayudarme con esto?”.

Es importante que tu habla sea para unir y no para deteriorar el vínculo.

 

  1. Tómate un tiempo para procesar tus emociones

Cuando somos dominados por nuestras emociones no podemos comunicarnos de forma adecuada. Si pasamos por un momento de ira o mucha tristeza, lo mejor es tomarnos un tiempo para calmar las emociones y desde una perspectiva más racional entender qué fue lo que nos molestó.

Ordenar tus emociones te ayudará a expresarte de forma más clara y amable.  Sé honesto contigo mismo y con el otro y dile que necesitas unos momentos para procesar lo ocurrido.

 

  1. Prepara tu mensaje con anticipación

Para mejorar tu asertividad debes practicar. Ante una conversación difícil en la que deberás manifestar tus pensamientos y sentimientos, es mejor ensayar para asegurarte de no olvidar nada importante.

Para ello, escribir acerca de la situación puede ayudarte ordenar tu discurso y saber cómo priorizar tus necesidades.

 

  1. Se coherente entre lo que dices y haces

No sólo se trata de aprender a formular una posición sino también de mantenerla en el tiempo mientras sea necesario.

Algunos se refieren a esta técnica como “el disco rayado”. Si la persona no entendió el mensaje la primera vez, mientras continúes expresándote, eventualmente terminará por entenderlo. Lo importante es ser leal con nosotros mismos y no desanimarnos en hacernos valer.

 

  1. Deja ir lo que no puedes controlar

No cometas el error de sentirte culpable por cómo los demás reaccionan ante tu asertividad. Si al expresar de forma saludable lo que sentías, la otra persona reacciona con ira o resentimiento, evita responsabilizarte por ello.

Recuerda que no tienes control sobre las reacciones de otros. Mientras estés actuando de forma respetuosa sin menospreciar los derechos de la otra persona, lo mejor es darle al otro un espacio entendiendo que probablemente esté pasando por un momento difícil.

 

  1. Di “NO” cada vez que sea necesario

Decir no significa que conoces tus propios límites y que sabes reconocer que circunstancias afectan tu bienestar.  Vivir satisfaciendo las necesidades de otros y ponernos siempre en segundo lugar, no es saludable y justo para nosotros mismos.

 

  1. Decir que No acompañado de una solución.

Sin embargo, no se trata de decir que no sin mayor contexto o sin una propuesta que sea satisfactoria para ambas partes.

Para mejorar tu asertividad y tu relación con otros es importante aprender a comunicar porque nos estamos negando. Por ejemplo “Gracias por tu invitación, pero hoy estoy muy cansado, ¿podemos vernos otro día?”; “Hoy no puedo conversar porque he tenido un mal día y necesito desconectarme ¿te parece si hablamos mañana?

 

  1. Pide una retroalimentación

Es importante establecer una conversación donde ambas partes sean validadas. Durante la conversación es útil incluir preguntas como: «¿Estoy siendo claro?» «¿Qué opinas sobre esto?» «¿Qué te gustaría hacer al respecto?»

Preguntar nos ayuda a corregir malentendidos y asegurarnos que realmente nuestro punto de vista ha sido entregado de forma clara.

 

  1. Evalúa tu progreso

Cada vez que pongas en práctica tu asertividad dedícate unos minutos en reflexionar acerca del proceso. ¿Cómo sentiste que lo manejaste? ¿Qué salió bien? ¿Qué podrías hacer mejor para la próxima vez? Esto es importante para identificar cuáles son tus áreas de mejora, pero también para felicitarte por tus avances

 

Recomendaciones para mejorar tu asertividad. Si necesitas asesoría psicológica Puedes comunicarte con nosotros para una terapia en línea y escribirnos a contacto@terapiapsicologicalima.com o si estás en Perú llamar al 962-783032 para separar tu cita.

 

Todos los derechos reservados para psicólogos en español de terapia enfocada en soluciones

MARIA ANDREA GANOZA BOGDANOVICH

MARIA ANDREA GANOZA BOGDANOVICH

Psicoterapeuta Enfocada en Soluciones

Creemos firmemente que las personas cuentan con los recursos para generar los cambios que desean. Finalmente, son los pacientes quienes se cambian a sí mismos.

Coaching en Lima

Coaching en Lima

Coaching en Lima. ¿Cómo puedo cambiar mi vida? ¿Te sientes estancado en alguna área de tu vida? ¿Te gustaría cambiar...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Deseas agendar una cita?
Consúltanos
blank