¿Qué sientes cuando te da un ataque de ansiedad y cómo evitarlo?

Daniela se despierta a mitad de la noche con una gran sensación de intranquilidad. Su corazón late con mucha intensidad y un fuerte miedo se instala en su pecho. No es la primera vez que Daniela pasa por algo así. En alguna oportunidad mientras caminaba hacia su trabajo, sintió un miedo repentino, su visión se nubló y estuvo muy cerca de desmayarse.

Aunque fueron diferentes circunstancias, según lo que relata Daniela, las sensaciones fueron similares: un miedo enorme que se apoderaba de ella y que no sabía de donde venía. En ambos casos, probablemente lo que Daniela tuvo fue un ataque de ansiedad.

Muchas personas experimentamos ansiedad en algún momento de nuestras vidas. Sin embargo, cuando los episodios de ansiedad son bastante más intensos expresándose también a través de síntomas físicos que sentimos que nos dominan a tal punto que no podemos controlarlos, se les llama ataque de ansiedad.

Un ataque de ansiedad varía según la persona y, como en el caso de Daniela, pueden aparecer sin ningún estímulo evidente. Pero otras veces pueden presentarse circunstancias concretas que los gatillen de manera inmediata.

En cualquiera de ambos casos, es aconsejable entender los eventos de ansiedad para poder desarrollar estrategias para su prevención.

 

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una reacción común frente eventos que consideramos estresantes o ante situaciones límites.

La ansiedad se desencadena por muchos motivos. Generalmente se presenta a raíz de algunas experiencias vitales que suscitan grandes cambios: mudarse de país, empezar un nuevo trabajo, separase de la pareja, etc.

En otros casos los ataques de ansiedad surgen frente situaciones claramente amenazantes, como estar en un accidente, ser víctima de un robo, etc.

Todos podemos sufrir un ataque de ansiedad alguna vez en la vida. Sin embargo, si estos ataques se repiten con cierta frecuencia afectando nuestra tranquilidad de manera constante es necesario aprender a evitarlos.

A veces los ataques de ansiedad son una respuesta a mucho tiempo de no escuchar nuestro cuerpo y nuestras emociones, tras estar bajo mucho estrés o tristeza y seguir sin darles el espacio, la ansiedad aparece como un recordatorio de nuestro cuerpo para pausar y cuidarnos.

Si alguna vez has sufrido de ataque de ansiedad y quieres aprender a prevenirlos. Aquí te brindamos información para detectarlos y algunos tips para poder afrontarlos.

 

Primero, reconocer los síntomas es el primer paso.

¿Alguna vez has tenido un ataque de ansiedad? ¿Cómo saberlo?

1. UNA PREOCUPACIÓN EXCESIVA

Uno de los síntomas que casi siempre están presentes mientras se tiene un ataque de ansiedad es la preocupación excesiva.

Puede ser una preocupación que esté constantemente dando vueltas en tu cabeza como un pensamiento intrusivo difícil de controlar. También puede ser un pensamiento que puede surgir de repente cuya intensidad termine gatillando el ataque de ansiedad.

Daniela últimamente solía estar preocupada porque iba a empezar un nuevo trabajo en otro país. Estos cambios y la incertidumbre que conllevan los experimentó con una gran preocupación que no sabía cómo abordar.

Al respecto, otros síntomas que se presentan por una preocupación excesiva o pensar demasiado:

  • Dificultades para concentrarse
  • Pensamientos acelerados e incontrolables.
  • Problemas para dormir
  • Irritabilidad
  • Constante sensación de alerta

Tip: Es importante aprender a detectar el tiempo de pensamiento que está detrás del ataque de ansiedad. ¿Realmente es un pensamiento útil o es un pensamiento limitante que nos estanca sólo en el problema?

A veces por miedo, inseguridad o incluso por hábito, tendemos a ver los sucesos nuevos de nuestra vida desde una perspectiva temerosa. Cuando esto ocurre, nos negamos ver otras posibilidades que pueden incluso ser enriquecedoras para nuestro camino.

Por ejemplo Daniela piensa en su mudanza desde una perspectiva de temor. Tiene miedo de cambiar la seguridad por la incertidumbre y no tener la certeza de cómo le irá en su nuevo país de destino. Naturalmente un cambio puede generarnos cierto grado de temor. Sin embargo, Daniela tiene la posibilidad de transformar ese miedo en entusiasmo. Y, en lugar de focalizarse en todo lo que “perderá” al dejar el país, puede elegir enfocarse en lo enriquecedor de vivir nuevas experiencias y aprender cosas nuevas.

 

2. SENTIMIENTOS DE AGITACIÓN

Cuando tienes un ataque de ansiedad tu sistema nervioso se potencia. Esto ocurre porque el cerebro ha percibido una situación como amenazante. Frente a ello, el cerebro prepara el cuerpo para reaccionar frente a esa situación.

Algunos síntomas físicos son:

  • Palpitaciones aceleradas
  • Sensación repentina de calor o escalofríos
  • Presión en el pecho
  • Dificultad para respirar con normalidad o sensación de ahogo
  • Mareos o sensación de desmayo
  • Nudo en el estómago
  • Tensión muscular, principalmente en la cabeza y cuello

En realida, en el caso de una verdadera amenaza, la ansiedad como reacción natural del cuerpo es muy útil ya que es una forma natural de protegernos. Sin embargo, si la situación de amenaza sólo está en nuestra cabeza, esa angustia puede llegar a debilitarnos y cansarnos emocionalmente.

Tip: Muchas veces subestimamos el poder de la respiración. Aprender a respirar adecuadamente es más importante de lo que pensamos. Momentos previos al ataque de ansiedad o incluso cuando esta ocurriendo podemos tratar de enfocarnos en nuestra respiración.

Al enfocar nuestra mente sólo en el aire que inhalamos y exhalamos estamos dejando pasar los pensamientos y sentimientos que quieren ingresar e instalarse en nuestra mente. No importa si los pensamientos regresan, si eso ocurre podemos volver a enfocar nuestra mente en la respiración. De esta manera, estamos relajando nuestro cuerpo y ayudamos a nuestra mente a descansar.

Y, una mente tranquila es el antídoto perfecto contra el ataque de ansiedad.

Si te interesa aprender más sobre técnicas de relajación haz click AQUÍ:

 

3. Sentirse amenazado

Uno de los síntomas más comunes es que la persona que esté pasando por un ataque de ansiedad se sienta en peligro o amenazado.

Esta amenaza no tiene que ser necesariamente una situación límite donde nuestra vida corre peligro. En realidad, puede ser un evento que altere la estructura de bienestar y de seguridad de la persona.

Pasar por una evaluación importante, tener una entrevista de trabajo o exponer frente a una audiencia son ejemplos comunes donde la persona se siente más expuesta de lo habitual. Entonces, no permanece en tranquilidad, sino en alerta por la pérdida de sensación de seguridad.

Tip: Es importante identificar que parte de nosotros es la que se siente amenazada y por qué.

Una de las razones de ansiedad de Daniela, es sentirse evaluada por su nuevo empleador. Cree no poder cumplir las expectativas y eso la hace sentir intranquila.

Si analizamos su caso, la amenaza de Daniela no es su nuevo jefe. Es sentirse vulnerable e insegura frente a su propio desempeño.  Ella efectivamente no puede controlar la personalidad de su nuevo jefe, pero si puede cambiar la perspectiva que tiene sobre si misma y sus capacidades.

Si el ataque de ansiedad se ha convertido en un algo frecuente, es importante detectar qué pensamientos acerca de nosotros mismos o de nuestro entorno la está gatillando. Frente a eso es relevante preguntarnos ¿Cuáles son nuestros obstáculos? Para algunos, esté camino quizás es más largo, pero son obstáculos que vale la pena observar y afrontar para trabajar por nuestra mejora personal.

Si tus momentos de ansiedad son aislados o esporádicos y no son eventos tan intensos como los que se presentan durante un ataque de ansiedad, quizás te sea útil revisar este artículo: Aprende cómo evitar una crisis de ansiedad

 

¿Cuándo debes buscar ayuda profesional?

Recordemos que el ataque de ansiedad es una señal de qué algo no está bien en nosotros. Y, es necesario detectarlo para mejorar nuestro estilo de vida.

Cuando tenemos dificultades para gestionar nuestra ansiedad, es aconsejable ir a un terapeuta especializado en el manejo de emociones entender su origen, pero principalmente para desarrollar soluciones concretas.

 

NUESTRO ENFOQUE

Si tienes ansiedad y te interesa aprender a prevenirla te invitamos a conocer nuestro modelo de trabajo:

  1. Creemos que cada persona cuenta con sus propios recursos emocionales. Tomando en cuenta esos recursos, te ayudaremos desarrollar estrategias que vayan de acuerdo a tu personalidad y necesidades.
  2. No creemos que las etiquetas o estigmas. Creemos que calificar a alguien como una persona ansiosa es aprisionarla en una etiqueta anulando su posibilidad de cambio o de crecimiento. Es diferente decir, es una persona ansiosa a está pasando por momentos de ansiedad. Con esta perspectiva, te ayudaremos a reconectar con tus momentos no ansiosos y de bienestar.
  3. El pasado no es determinante. Te ayudaremos a reemplazar antiguos hábitos de pensamiento por pensamientos positivos que te hagan sentir mejor contigo mismo y con rus relaciones.

También podría interesante el artículo Aprende cómo evitar una crisis de ansiedad y Ansiedad en los Tiempos de Coronavirus

 

Si estas pasando por este difícil momento y sientes que requieres de ayuda profesional, nuestro enfoque en terapias para el duelo puede resultarte útil. Puedes comunicarte con nosotros para una terapia en línea y escribirnos a contacto@terapiapsicologicalima.com o si estas en Perú llamar al 962-783032 para separar tu cita.

Temas de interés

Terapia de pareja

TERAPIA PSICOLÓGICA ONLINE

TERAPIA FAMILIAR

ORIENTACIÓN VOCACIONAL

DESARROLLO PERSONAL

ANSIEDAD

ESTRÉS

DEPRESIÓN

INSEGURIDAD Y AUTOESTIMA

CONTROL DE LA IRA

ATAQUES DE PÁNICO

VIOLENCIA SEXUAL

DUELO

0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿Que es la ansiedad? Psicólogos online - […] te interesa conocer más tips para afrontar la ansiedad, te recomendamos los siguientes artículos: ¿Qué sientes cuando te da…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Deseas agendar una cita?
Consúltanos