¿Cómo dejar de discutir con tu pareja? Psicólogos de pareja en lima

Por: María Andrea Ganoza

10 de abril de 2019

discutir con tu pareja

“Una pareja unida no es la que nunca discute, es la que aprende a discutir sin herirse y aprende a ser mejor en cada discusión.  Por eso, aprender a discutir es vital en una pareja”.

Ana y Juan llegan a la consulta agotados tras las frecuentes peleas que venían teniendo. Cada vez que trataban de hablar, menos se entendían y cada vez que intentaban resolver un problema, terminando discutiendo, alejándose y sintiéndose cada vez más incomprendidos.

Así como Ana y Juan es normal que no sepamos cómo terminar con una discusión cuando tenemos puntos de vista diferentes. Esto se debe a que no nos han enseñado a manejar nuestras emociones.

Como vimos en el artículo ¿Cómo mejorar la comunicación con mi pareja? , en muchas ocasiones hablar del problema no ayuda a resolverlo.

APRENDER A DISCUTIR CON TU PAREJA

Nuestra pareja es la persona con quien más vamos a discutir, sin embargo, es importante aprender a hacerlo de una manera en que la crezcamos y mejoremos a partir de cada discusión. De lo contrario, esto será sólo tiempo perdido y resultará alejándonos de la persona que más queremos y con la que queremos compartir nuestra vida.

Desde pequeños en el colegio nos han enseñado que dos más dos es cuatro y que la palabra “mamá” lleva tilde. Sin embargo, nadie nos enseña a calmar nuestra cólera o tranquilizarnos a nosotros mismos.

No sabemos qué hacer cuando nos sentimos juzgados, incomprendidos o rechazados. Como vimos en el articulo “kit de primeros auxilios emocionales”, es nuestra responsabilidad aprender a lidiar con estas situaciones en nuestro día a día.

¿Qué hacer cuando la discusión empieza a convertirse en una pelea?

1.- Controla la cólera:

Cuando en una discusión empiezas a sentir cólera, es mejor alejarse de la discusión y del lugar para tener un espacio de calma y no reaccionar de forma colérica. La cólera nos ayuda a defendernos, pero dentro de una discusión, tiende a ponemos a la defensiva y hacer que reaccionemos de maneras que luego nos damos cuenta que no fueron las mejores.

Por ello es mejor salir dar un paseo y alejarte de la situación hasta que la cólera disminuya. Así como cuando uno tiene una quemadura aleja la mano del fuego, debemos aprender que cuando tenemos cólera, debemos alejarnos de la situación que nos está generando malestar. No se trata de evitar estas situaciones, se trata de aprender a tratar la situación de una manera que sea constructiva y no destructiva.

2.- Aprender a respirar calmarse

Una (o varias) respiraciones profundas son muy útiles para apaciguarnos. El cerebro se oxigena, nuestros pulmones se llenan de aire y al exhalar comenzamos a sentirnos más calmados. Pruébalo la próxima vez que sientas que la cólera te va a dominar. Comienza con una respiración profunda, retén la respiración unos segundos y exhala. Estos segundos te darán un nuevo aire para enfrentar la raíz de tu cólera.

3.- Tomar perspectiva

Muchas veces, es muy útil pensar si en el futuro lo que vamos a decir va a ser de utilidad o no para la discusión. En ocasiones decimos cosas que dañan a la otra persona y al terminar la pelea nos damos cuenta que solo queríamos hacer valer nuestra posición, pero de forma equivocada.


Superando las discusiones con nuestros especialistas en terapia de pareja

¿Cuándo acudir a terapia para parejas?

Acudir una vez por semana a terapia de pareja es de gran ayuda para superar los conflictos. Ambas partes serán escuchadas para conocer cuáles son sus objetivos y si estos implican el continuar con su relación.

¿Qué ocurre en la primera sesión?

En la primera sesión se plantean los objetivos de terapia, es decir, qué espera conseguir cada miembro con la terapia de pareja. Para ello, el especialista ayudará en la formulación de los mismos a través de una serie de preguntas. Eso sí, todos los objetivos deben ser medibles y accionables.

Hay que destacar que muchas veces, los miembros de la pareja llegan saturados del problema, sabiendo lo que no quieren, pero con poco conocimiento de lo que sí quieren.

¿Qué ocurre en la segunda sesión?

La segunda sesión se centra en lo que funciona, en lo que valoran de la relación, en lo que no desean modificar y se analizan las emociones perturbadoras que influyen en el problema.

¿Qué ocurre en la tercera y cuarta sesión?

La tercera y cuarta sesión suelen ser individuales, se trabaja temas personales de cada miembro, se dejan tareas para el control de emociones y, de ser necesario, se recomiendan más sesiones personales.

En las subsiguientes sesiones, la terapia de pareja continuará para conversar de los conflictos y los recursos para superarlos. Así también se medirán sus avances como pareja.

¿Cuáles son los problemas más frecuentes que presentan las parejas?

Problemas de comunicación: Bien sea por la inexistencia de ella, o por las constantes peleas cuando se intenta entablar una conversación. Las parejas felices no son las que no tienen peleas, sino las que saben dejarlas pasar, las que eligen las batallas a pelear.

Problemas sexuales: La mayoría de parejas presenta dificultades en el área sexual, sin embargo es un tema que no se toca con amigos o familiares.

Peleas constantes: Que se convierten en círculos viciosos y nos desgastan emocionalmente. Las discusiones no son malas, permiten hacer cambios en la relación. Es importante aprender a discutir constructiva mente.

Resentimiento (por infidelidad, sensación de desinterés, etc.): Es uno de los peores enemigos de una relación, pues nos aleja de nuestra pareja y nos hace sentir solos a su lado.

Manejo de la ira: Muchas personas viven reaccionando a lo que sienten y de esta manera terminan dañando a sus compañeros. Aprender a controlar la ira nos da la libertad de elegir cómo responder.

Las criticas constantes: A diferencia de las quejas (sobre algo que nos molesta), las criticas (sobre quien nos molesta) pueden llegar a destruir una relación. Es muy difícil ser empático con la persona que te está criticando.

¿Cómo resolver estos conflictos en la terapia de pareja?

Para lograrlo nuestro equipo de psicólogos en Lima utilizan:

  1. Preguntas orientadas a objetivos. El psicólogo se centra en preguntar qué desean lograr, qué va a ser diferente, por otro lado, nuestros terapeutas son “expertos preguntadores”, pues están entrenados en hacer preguntas para llegar a resolver conflictos de pareja.
  2. Es importante, un clima de escucha mutua. Cada miembro de la pareja tiene un espacio y el psicólogo es el moderador de esta conversación.
  3. Un análisis detallado de los recursos de cada miembro para sobrellevar el conflicto. Conocer qué les funciona a cada uno y qué estrategias les funcionan en común.
  4. Se regresa a la historia, lo qué sí funcionaba en la relación, lo que ambos aprecian de la misma, la razón por la que asisten al espacio.
  5. Es muy importante dentro de la terapia de pareja, que se puedan escuchar por igual, las expectativas que cada miembro tiene para la relación: lo qué les gusta a cada uno y cómo sus expectativas y metas para el  futuro.

Resulta esencial buscar terapeutas capacitados, para que la terapia de pareja no sea un espacio solo de deshago destructivo, sino un espacio de crecimiento.

Hablar del problema es algo bueno, pues nos ayuda a mejorar, pero centrarse demasiado en el problema no nos permite ver las soluciones. Nuestros terapeutas intercalan las sesiones de terapia de pareja con sesiones individuales. En las sesiones individuales hay un mayor desahogo, mientras que en las conjuntas nos enfocamos en construir el futuro deseado.

 

*Todos los derechos reservados para los psicologos en lima de terapia enfocada en soluciones

¿Disfrutaste del artículo? ¡Compártelo!

Calificación:

Deje un comentario

avatar
  Subscribete  
Notificar de