Telefono TOP



SEPARA TU CITA
Online

Terapia psicologica Lima, psicologos en lima. Terapia de pareja, Terapia Sexual, Desarrollo personal

Telefono TOP



SEPARA TU CITA
Online

Prensa

¿Es normal que mi pareja  tenga una falta de deseo sexual?

La falta de deseo sexual en la pareja es el  motivo de consulta más comunes en nuestra terapia sexual o de pareja en Lima.

Todas las personas tenemos deseos sexuales, pero no todas los tenemos al mismo nivel. Por esta razón, cuando estamos en una relación de pareja es difícil equilibrar los mismos. Esta situación genera que uno de los miembros se sienta dejado de lado, descuidado y empiece a dudar de la relación.

Existen muchos mitos en relación al deseo sexual:

  • Los hombres siempre están listos para el sexo:

Falso. Como vimos en el articulo ¿Por qué mi esposo no quiere tener relaciones? eso no es así.

Nos han educado para pensar que los hombres siempre están listos para tener relaciones sexual y esto no es cierto. El estrés, la falta de sueño y los problemas psicológicos del día a día (por lo que todos pasamos) bajan significativamente nuestro deseo sexual.

El problema es que los hombre no hablan de este tema abiertamente. Por el contrario, suele alardear y contar historias falsas respecto a su sexualidad.

  • Las mujeres tiene una falta de deseo sexual :

Falso. Las mujeres tenemos la capacidad la misma capacidad que los hombres para el deseo sexual. Lo social moldea nuestro comportamiento. Por ende, es menos común que socialmente se acepte que las mujeres hablen abiertamente de un alto deseo sexual.

  • En la pareja el deseo sexual debería ser siempre espontaneo:

Es importante empezar a hablar de sexualidad desde el inicio de la relación de pareja. Así mismo, es importante conversar sobre las expectativas y preferencias de cada uno. A todas las personas no nos gusta lo mismo y en el plano sexual sucede lo mismo.

Consecuentemente, las diferencias en el deseo  pueden provocar muchos conflictos en la pareja, pudiendo llevarlos a pensar incluso en el divorcio.

En conclusión, es importante analizar nuestro hábitos de vida y conversar abiertamente con nuestra pareja sobre nuestras expectativas sexuales. Tan importante como fluir es llegar a acuerdos sobre lo que ambos necesitan y desean.