El otro día le pregunté a mi esposo  si aún quería estudiar filosofía y su respuesta fue tajante: “No, no sirvo para...

leer más