Control de la ira

¿Qué es la ira?

La ira es una emoción de cólera fuerte. Suele venir acompañada de frustración y agresividad. En este sentido, su función es inicialmente protectora. Debido a que, nos ayuda a enfrentar directamente y neutralizar situaciones que amenazan nuestro cuerpo y mente.

¿Qué sucede dentro de nuestro cuerpo cuando sentimos cólera?

    • Cuando nos sentimos amenazados nuestro cerebro manda a segregar adrenalina.
    • Nuestra sangre fluye a nuestras extremidades para poder golpear al enemigo y huir.
    • Nuestro cuerpo entra en un estado de alerta, por esta razón, decimos que la cólera es una emoción protectora.
    • Nuestro cerebro reptiliano se activa y puede que nuestra parte lógica «se bloquee»

En conclusión, si no nos entrenamos en el control de la ira, es probable que digamos o hagamos cosas que no deseamos.

¿Cuándo la rabia se convierte en un problema?

    • Cuando empezamos a afectar a otros con nuestras palabras y acciones de rabia
    • Si reaccionamos a lo que sucede en vez de responder como preferimos
    • Al traernos problemas físicos: gastritis, migrañas, presión alta, etc.
    • Si sentimos que nuestras relaciones están siendo afectadas

La cólera es muy útil cuando la podemos controlar y dirigir para protegernos del peligro.  Sin embargo, cuando nos volvemos títeres de nuestras emociones podemos tener respuestas hostiles o violentas que no son necesarias.

¿Cuándo buscar ayuda psicológica para manejo de la ira?

Como vimos en el artículo: ¿Cómo controlar nuestras emociones?  podemos aprender a manejar lo que sentimos.

«Los perros grades no ladran» es una frase que resume bien que la gente más fuerte es la que logra elegir como responde a los problemas de la vida.

Nuestro programa de manejo de la ira implica aprender a conocer cuando nos estamos enfadando y a tomar acciones para calmarnos, para así poder elegir cómo reaccionar en vez de vivir respondiendo a lo que sucede.

TIPS DE AUTOAYUDA Y RECURSOS

    1. RESPIRA

      Haz 25 respiraciones antes de actuar o decir.  No reaccionar inmediatamente nos permite recuperar la calma para elegir cómo responder.

    2. CAMBIA DE AMBIENTE

      Si estás iniciando una discusión sal de la habitación a dar un paseo. Si estás atrapado en el tránsito manda tu mente a un lugar agradable.

    3. PIENSA EN LAS CONSECUENCIAS DE TUS ACTOS

      No hay rabia que dure eternamente, sin embargo, las acciones y palabras quedan.

    4. APRENDE A COMUNICAR LO QUE NOS MOLESTA

      Si no hacemos visible nuestra incomodidad puede que luego surja de manera desmedida.

    5. PRACTICA MEDITACIÓN

      La meditación nos entrena en no reaccionar inmediatamente a las emociones, sino a elegir cómo preferimos responder.

Separa tu cita

Separa tu cita

Recursos Destacados

Antes de continuar...
Admitir que tenemos dificultades no es siempre fácil, pero es el primer paso para empezar a salir de las mismas.
Puedes cerrar este mensaje y seguir navegando. No te preocupes, no lo volveremos a mostrar.
Antes de continuar...
Admitir que tenemos dificultades no es siempre fácil, pero es el primer paso para empezar a salir de las mismas.
Puedes cerrar este mensaje y seguir navegando. No te preocupes, no lo volveremos a mostrar.