Terapia de Pareja en Lima

Terapia de pareja

¿Qué es Terapia de pareja?

La terapia de pareja es una forma de psicoterapia que puede ayudar a una pareja a mejorar su relación. La terapia de pareja puede ayudar en distintas etapas de la relación, más allá del estado marital, la edad, la orientación sexual o las creencias religiosas.
Algunas formas de terapia incluyen consejería prematrimonial, consejería matrimonial o terapia familiar.
Asimismo, en la terapia de pareja puede abarcar una amplia gama de asuntos, incluyendo una infidelidad, problemas de comunicación, dificultades sexuales o incluso asuntos con la familia extensa.

 

 

 

¿Cuándo ir a terapia de pareja?

Muchas personas van a terapia de pareja cuando hay conflictos en la relación, sin embargo, está es mucho más que un espacio para resolver problemas. La terapia de pareja sirve para conocernos mejor, saber qué lenguaje de amor prefiere tu pareja, de qué forma necesitas estar para él/ella y de qué forma necesita estar para ti. Una buena terapia de pareja debe enfocarse tanto en los conflictos de la relación como en los recursos que la relación tiene.

 

 

 

¿Qué origina los problemas en las parejas?

Existen cuatro características para que una relación funcione y se sostenga en el tiempo a pesar de las dificultades. Con la interacción y el desgaste cotidiano puede pasar que alguna de estas cuatro condiciones presente problemas.

A continuación, te invitamos a revisar cada uno de estos ámbitos y a identificar dónde tú y tu pareja están teniendo problemas para que aprendan a cómo resolverlos.

 

 

1.- No Ser amigos

Ser pareja y amigos no es algo excluyente. En una relación, además de la intimidad sexual es importante la intimidad afectiva, donde haya un sentido de confianza, compañerismo y de complicidad en el que ambos se sientan cómodos y acompañados.

A veces por el peso de las responsabilidades y la monotonía dejamos de cultivar esa intimidad y prestamos menos atención a los intereses y necesidades de nuestra pareja como persona.
Para reconstruir el vínculo con tu pareja es útil reactivar la amistad.

 

2.- No lograr manejar los conflictos de manera saludable

Es normal que las parejas tengan discusiones. Pero es importante que “aprendan a discutir” de una manera en que la puedan crecer o mejorar a partir de esa discusión.

 

3.- Problemas en la Sexualidad

La sexualidad es otra manera de compartir intimidad.  Es en sí misma, una forma de comunicación con tu pareja. Por eso, es útil cuidar de este espacio y prestar atención a los problemas que puedan presentarse.

Con el tiempo el deseo inicial puede disminuir o algunas parejas tienen problemas para sentirse satisfechos en esta área.  Es importante que la pareja pueda disfrutar de su sexualidad sin temores, ansiedad o culpas.

Si tú y tu pareja tienen problemas sexuales es necesario descubrir las causas. El coaching sexual puede ser de ayuda para establecer estrategias que reactiven el deseo sexual o aprendan a tener una sexualidad plena.

 

4.- No tener un proyecto en común

Aunque tengan necesidades y ambiciones distintas a nivel individual, es importante que también establezcan un proyecto de pareja.

Los proyectos de cada uno no tienen que ser idénticos. De hecho, es muy enriquecedor que cada uno conserve una parte personal.  La renuncia total de los sueños de una de las partes o someterse a los deseos del otro sin prestar atención a las necesidades personales puede resultar contraproducente en un largo plazo.

Probablemente no puede darse un crecimiento simultáneo de los proyectos personales, pero si alternado. Por eso, es importante encontrar un equilibrio en el que los planes vitales de ambos puedan coexistir.

Es importante nutrir cada uno de esos ámbitos en la vida de pareja. Pero muchas veces el cansancio emocional nos resta perspectiva para establecer soluciones concretas que sean beneficio para ambos.

Si consideras que ese es tu caso, también es útil asistir a una terapia de psicología de pareja donde un profesional los guíe imparcialmente a identificar las causas de las dificultades y a enfocarse en los recursos que la relación tiene.

 

 

¿Cuáles son los problemas más comunes que tienen las parejas?

Problemas de comunicación: Bien sea por la inexistencia de ella, o por las constantes peleas cuando se intenta entablar una conversación. Las parejas felices no son las que no tienen peleas, sino las que saben dejarlas pasar, las que eligen las batallas a pelear.

Problemas sexuales: La mayoría de las parejas presenta dificultades en el área sexual, sin embargo, es un tema que no se toca con amigos o familiares.

Peleas constantes: Que se convierten en círculos viciosos y nos desgastan emocionalmente. Las discusiones no son malas, permiten hacer cambios en la relación. Es importante aprender a discutir constructivamente.

Resentimiento (por infidelidad, sensación de desinterés, etc.): Es uno de los peores enemigos de una relación, pues nos aleja de nuestra pareja y nos hace sentir solos a su lado.

Mal manejo de la ira: Muchas personas viven reaccionando a lo que sienten y de esta manera terminan dañando a sus compañeros. Aprender a controlar la ira nos da la libertad de elegir cómo responder.

Las criticas constantes: A diferencia de las quejas (sobre algo que nos molesta), las criticas (sobre quien nos molesta) pueden llegar a destruir una relación. Es muy difícil ser empático con la persona que te está criticando.

 

 

¿Me divorcio o no?

¿Ves en el divorcio una solución a tus problemas de pareja?

Te preguntas ¿me divorcio o no? Ante la duda es mejor no tomar la decisión pensando en caliente.

No te dejes llevar por el pesimismo y la desesperación que resultan de tus conflictos conyugales: “El divorcio no siempre es la solución”.

Si las dificultades con tu pareja te hacen sentir que el divorcio es la mejor salida, te pido te tomes un tiempo para analizar bien esta opción. Recuerda que es una solución definitiva a un problema que podría ser temporal.

Ya no puedo seguir así ….

Es normal que pienses en divorciarte si sientes que ya no puedes más. Cuando las parejas atraviesan por dificultades y no logran hallar soluciones para las mismas, suelen entrar en círculos viciosos de peleas o distanciamiento. Sintiéndose incomprendidos, aislados y criticados, empiezan a creer que su relación ya no tiene arreglo:

    • “Somos incompatibles”
    •  “Cómo vamos a recuperar la relación si no podemos comunicarnos sin pelear”
    •  “Se ha roto la confianza y ya no se va a recuperar”
    • “Nos hemos herido mucho”
    •  “Llevamos meses/años así, no creo que nuestra relación pueda mejorar”
    •   Etc.

Con la tristeza y el resentimiento a flor de piel deciden optar por lo que creen que calmará la situación, sin embargo, no toman en cuenta que muchas veces:

«El divorcio no solo no soluciona los problemas que creemos que debería, sino que incluso puede dilatarlos y complicarlos».

 

 

5 mitos comunes sobre el divorcio.

 

1. Cuando me divorcie al menos dejaremos de pelear.

Lamentablemente varias parejas divorciadas continúan discutiendo por los mismos problemas que creían haber resuelto con esa decisión. La psicóloga Andrea Ganoza plantea que es mejor curar primero las heridas.

 

 

2. Después del divorcio voy a poder rehacer mi vida.

Lo soltería no es tan divertida como la imaginamos cuando estamos comprometidos. Por el contrario, puede convertirse en motivo más para sentirse inadecuado, solo y desesperanzado. «Una buena idea es crear redes sociales, replantear nuestra vida y objetivos. Este articulo te ayudará a re descubrir ¿Cuáles son tus objetivos de vida?

 

 

3. El problema es mi pareja.

Lo paradójico es que muchas personas terminan teniendo las mismas dificultades con su nueva pareja. Quizás tu pareja sí sea una persona con la que ya no eres compatible, pero las personas que no toleramos son las que más nos ayudan a crecer espiritualmente. Quizás en este momento necesites una distancia física y emocional de tu pareja. Sin embargo, si te permites trabajar las emociones que te genera, en algún momento podrás ver que gracias a esa persona pudiste tener un gran desarrollo personal.

 

 

4. Me separo por el bien de mis hijos.

Los hijos suelen sufrir cuando existe conflicto entre los padres. Independientemente de que vivan juntos o separados los hijos sufrirán cuando sus papas sean infelices o peleen. Del divorcio o la unión no depende el bienestar de sus hijos.

Lo principal para que tus hijos estén felices es que tu estés feliz.

 

 

5. El divorcio nos libera de la influencia emocional del ex esposo.

Después del divorcio, los sentimientos de tristeza e inadecuación persisten.  Por ello, es mejor trabajar estas emociones antes que evitarlas con una ruptura. Como vimos en el artículo «Como afrontar un cambio sin morir en el intento?

 

 

 

¿Para qué sirve la terapia de pareja?

La terapia de pareja facilita comunicarnos en un espacio neutro y controlado, con una tercera persona (el psicólogo de parejas) que va a ayudar a que la comunicación sea más clara, a armar objetivos y a llegar a acuerdos. Hablar de los problemas es bueno, pero dentro de un marco de cambio: cultivando la amistad, dejando las críticas y aprendiendo a cortar las discusiones.

La función del psicólogo de pareja es ser un experto preguntador. Es decir, saber hacer las preguntas que permitan que los cambios se vayan dando y las fortalezas de la relación salgan a relucir.

 

 

¿Funcionan las terapias para pareja?

Como terapeuta en psicología de pareja creo que los conflictos dentro de una relación pueden ser superables cuando existe la voluntad genuina de querer que la relación realmente funcione.
Desde que comenzamos hace 10 años a trabajar realizando terapias para pareja siempre recibimos la misma pregunta: ¿Las terapias para pareja, realmente funcionan? Como en la mayoría de los proyectos en los que nos embarcamos, las terapias para pareja funcionan si las personas involucradas tienen la voluntad de hacerla funcionar. Sin embargo, a lo largo de nuestro trabajo, hemos logrado recoger tres factores clave durante este proceso.

 

 

La eficacia de las terapias para pareja va a depender de 3 factores:

 

1.- El momento en que asisten:

Muchas veces esperamos demasiado para asistir a terapia y solo lo hacemos cuando ya nos hemos herido profundamente.

Varias veces la vergüenza o pensar que es un tabú acudir a terapias para pareja no nos ayuda a poner un freno a las peleas.

Los estudios prueban que cuanto menos se hayan herido y menos tiempo hayan dejado pasar más alto es el nivel de éxito.

 

 

2.- El motivo de consulta

Cuando acudimos en crisis o una etapa de cambio:

El ser padres, el duelo o los cambios (de trabajo o de país), son motivos de consulta que tienden a tener mejores resultados. Esto se debe a que podemos aprender estrategias para adaptarnos a estas situaciones.

    • El aprender a trabajar en equipo resulta vital
    • Darnos apoyo mutuo basado en conocer la necesidad de nuestra pareja
    • Aprender a cortar interacciones destructivas
    • Empezar nuevas rutinas (fuera de la logística del día a día) que nos reconecten

Cuando el motivo de consulta son las peleas:

El éxito de las terapias para parejas puede ser muy alto si ambos están dispuestos a aprender a pelear.  Hay que analizar también si detrás de las peleas hay otros problemas ocultos y manejar el malestar emocional asociado a las mismos.

Aquí hay muchas estrategias a aplicar:

    • A veces la creencia de que hablar de los problemas en el momento y solucionarlos no ayuda.
    • Aprender a tomarnos un tiempo para bajar la intensidad en las emociones puede resultar más efectivo.
    • Cuando sabemos calmarnos no solo tenemos la libertad de elegir cómo reaccionar, también podemos trasmitir esta calma a nuestra pareja. Te dejo el articulo Cómo controlar mis reacciones.
    • Rescatar los momentos vividos también ayuda a genera una motivación para cortar las peleas, aquí los terapeutas enfocados en soluciones nos centramos en los recursos que tiene la pareja.
    • Recordar lo mal que puede ir todo si seguimos discutiendo también es de utilidad, pues nos lleva a parar la discusión.

 

3.- La motivación

Todas las parejas pasan por temporadas difíciles. Incluso las mejores relaciones tienen conflictos y atraviesan malos momentos. Tener problemas de pareja no es algo necesariamente malo o significan el fin de la relación.
En una relación los problemas son algo normal y muchas veces inevitables. Cada persona trae consigo un sistema de creencias, hábitos y actitudes diferentes. Estas diferencias son parte de la riqueza de la pareja, pero si no aprenden a coexistir, también pueden gatillar una serie de dificultades.

 

 

 

Cuando acudir a terapia de pareja

Cuando se pierde la felicidad en la vida conyugal, muchas parejas esperan hasta el último momento para acudir a terapia de pareja. O solamente lo dejan como última opción, mientras tanto se someten a años de frustración por falta de comunicación o peleas constantes. Por ello, es mejor buscar una solución a tiempo, y tan pronto empieza el problema, sin dejar agrandarlo y sin generar una predisposición al proceso.

A veces es difícil ver las soluciones cuando estamos dentro del problema o cuando las emociones y el historial del problema nos nublan. Estamos aquí para ayudarte a encontrar esos recursos y rescatar esas historias que prefieres de tu relación de pareja

Acudir una vez por semana a terapia de pareja es de gran ayuda para superar los conflictos. Ambas partes serán escuchadas para conocer cuáles son sus objetivos y si estos implican el continuar con su relación.

 

 

¿Qué ocurre en la primera sesión de terapia de pareja?

En la primera sesión se plantean los objetivos de terapia, es decir, qué espera conseguir cada miembro con la terapia de pareja. Para ello, el especialista ayudará en la formulación de estos a través de una serie de preguntas. Eso sí, todos los objetivos deben ser medibles y accionables.

Hay que destacar que muchas veces, los miembros de la pareja llegan saturados del problema, sabiendo lo que no quieren, pero con poco conocimiento de lo que sí quieren.

El terapeuta de pareja se centra en lo que funciona, en lo que valoran de la relación, en lo que no desean modificar y se analizan las emociones perturbadoras que influyen en el problema.

Es posible que se pidan citas de terapia individuales para trabajar temas personales de cada miembro, se dejan tareas para el control de emociones.

 

 

Beneficios de la terapia de pareja

 

Conocerse mejor:

¿Sabes qué es lo que más valora más tu pareja?, ¿Valora más el contacto físico?, ¿el tiempo de calidad?, ¿las palabras de afecto?, ¿Qué puedas apoyarla cuando hay problemas o sobre todo que seas detallista? Existen distintos lenguajes de amor. Cada persona tiene preferencias distintas y es importante conocer qué es lo que a tu pareja le hace sentir mejor. A veces solo estar cerca a la persona que amas es suficiente, para otras personas el poder hablar de sus sentimientos es lo más importante y para otras el poder tener una vida sexual plena. Si bien todos deseamos todos los lenguajes de amor hay algunos que prevalecen y conocer los de tu pareja es importante para poder cumplir con sus necesidades.

 

 

Resolver los conflictos de pareja:

En terapia de pareja buscamos enfocarnos en un problema a la vez, estableciendo objetivos alcanzables sesión tras sesión.  Cuando las parejas llegan a una terapia usualmente están enfocadas 100% en lo negativo de la relación. Por ello, la tarea de un psicólogo de parejas no es quedarse solo en el problema sino ayudar a encontrar los recursos y fortalezas de la relación.  La terapia se vuelve un espacio de escucha activa, donde ambos pueden expresar sus emociones sin miedo a ser atacados o que esto se convierta en un problema mayor. El terapeuta ayuda a armar esas metas de manera positiva.

 

 

Superar el resentimiento:

Cuando tenemos dolor emocional acumulado es muy difícil comunicarnos con claridad. Las emociones nos hacen perder nuestro lado lógico. Trabajar nuestra inteligencia emocional es vital para poder entendernos con nuestra pareja y llegar a acuerdos. En terapia de pareja podemos ayudarte a Liberarte de la Culpa, Aprender a manejar la Depresión en la pareja y bajar así emociones perturbadoras como el resentimiento. En ocasiones el terapeuta pedirá citas individuales con cada miembro para bajar niveles de resentimiento, rabia o culpa.

 

 

Mejorar la vida sexual:

La sexualidad es lo que diferencia a una pareja de una amistad y es parte fundamental en una relación. Dentro de la terapia de pareja se puede trabajar la sexualidad para que sea plena para ambas partes. Así mismo se trabajan problemas sexuales como la falta de deseo, la disfunción eréctil, la anorgasmia (no llegar al orgasmo), la eyaculación precoz, el dolor en la penetración, entre otros. La sexualidad está directamente relacionada con nuestros estados emocionales, las peleas en la relación, el estrés o la tristeza la afectan directamente. La terapia sexual también incluye una revisión de nuestro estado de salud emocional.

 

 

Prepararse paa una vida juntos:

En la antigüedad sacerdotes, guías espirituales o personas sabias de la comunidad preparaban a las personas antes de una unión con la finalidad de garantizar matrimonios felices y duraderos. Estar en pareja implica mucho más que solo amor o atracción, para ser pareja debemos tener ciertos objetivos en común o una intención de construirlos. La sexualidad, el compromiso y la amistad son puntos claves para que una relación tenga éxito.

 

 

Lidiar con la separación de manera sana:

Lamentablemente, hay ocasiones en las que una de las partes ya no desea estar en la relación. El amor se acabó y van a separarse. Si hay hijos de por medio esto no resulta fácil, por el contrario, puede llegar a ser muy doloroso y difícil de manejar. En terapia de pareja te ayudamos a que este proceso de divorcio o separación sea armonioso.

 

 

 

Qué se hace en una terapia de pareja

 

Evaluación de puntos fuertes y vulnerabilidades

En la primera cita el terapeuta recolecta datos esenciales de la relación de pareja. Evalúa cómo cada miembro se siente con relación a la amistad, la vida sexual, la confianza y el compromiso. Recolecta información de la historia de la relación con la finalidad de analizar los puntos fuertes y las vulnerabilidades de la pareja. Así mismo escucha lo que desean lograr, cuál es su motivación y ayuda a construir objetivos concretos y alcanzables.

 

 

Se aprenden herramientas prácticas para el manejo de emociones

La terapia de pareja también permite bajar el nivel de carga emocional que sentimos frente a un problema. A veces los problemas de pareja no son solo por la relación. Superar la muerte de un ser querido, una mudanza o algo tan cotidiano como el estrés laboral pueden terminar minando a la pareja. Por eso el psicólogo de parejas muchas veces recomienda espacios individuales entre sesiones. Así podemos trabajar el resentimiento, la culpa o cualquier dolor emocional para volver a hablar luego juntos sin tanta carga.

 

 

Se aprende a discutir constructivamente

Nadie quiere discutir. Es agotador. Sin embargo, discutir es muchas veces la única forma de llegar a acuerdos. La buena noticia es que discutir no tiene por qué ser devastador. En terapia de pareja te enseñamos a usar distintas técnicas para cortar las discusiones cuando ya no van a ser productivas, a encauzarlas y a usar un lenguaje emocional en las mismas. Una pareja unida no es la que nunca discute, es la que aprende a discutir sin herirse y aprende a ser mejor en cada discusión.

 

 

 

¿Dónde encontrar la mejor terapia de pareja?

Así como es importante encontrar al especialista que necesitamos para nuestra salud física, de la misma forma es clave encontrar al profesional ideal para cuidar nuestra salud mental. En el caso del psicólogo de parejas, existe una amplia oferta de tendencias ¿Cuál es la que se acomoda mejor a las necesidades que tienes con tu pareja? ¿Cómo elegir al especialista adecuado? A continuación, te dejo algunas de las preguntas que me han hecho al respecto y lo que debes tener en cuenta antes de elegir a un psicólogo de pareja.

 

1.- ¿Cuál es la particularidad de un psicólogo de parejas frente a otros terapeutas?

Un psicólogo de pareja, además de ser psicólogo, debe tener alguna formación en psicoterapia, en terapia de pareja o en psicoterapia familiar.
Esto se debe a que durante estas formaciones adicionales se enseña a balancear el tiempo entre ambos miembros de la pareja. Parte importante es que ambos puedan dar su versión y puedan escucharse, y el psicólogo de pareja se encarga de lograrlo.
Adicionalmente, es deseable que tenga una mínima experiencia trabajando con parejas y familias.

 

 

2.- ¿Qué características debe tener el psicólogo de parejas con el que decides conversar?

 

Saber hacer preguntas que generen cambios

Debe saber hacer las preguntas que permitan conocer qué es lo que el otro espera del espacio y de su pareja. Si el psicólogo deja que sólo se hable de manera desordenada y no organiza el espacio de diálogo, difícilmente podrán llegar a acuerdos y cambios.

 

 

Encargarse de dar espacio a ambas partes para expresarse

Muchos de los problemas de pareja vienen de la incapacidad de comunicar lo que sentimos. Es muy difícil ser empáticos con nuestra pareja cuando esta se queja de nosotros. Debido a esto, el psicólogo de parejas debe cuidar el lado emocional y permitir tener un espacio donde expresarnos sin herirnos.

 

 

No centrarse sólo en la historia del problema

Conocer el pasado nos permite no cometer los mismos errores y rescatar lo que sí funcionó, pero la terapia de pareja no debe centrase sólo en la historia del problema sino debe enfocarse también en las historias de los recursos. Conocer qué aspectos sí han funcionado en la relación y rescatar las historias en las que ambos han podido encontrar soluciones a los problemas a los que se han enfrentado.

 

 

Orientar el establecimiento de objetivos para la terapia

En a la primera sesión de terapia de pareja se trazan objetivos en común. Es importante que ambos asistan a esta sesión. Muchas veces tenemos muy claro lo que ya no queremos y lo que nos falta es conocer lo que sí queremos.

 

 

 

3.- ¿Es mejor que el psicólogo de parejas sea hombre o mujer? ¿Importa?

Es indiferente. Lo importante es que ambas partes se sientan cómodas al hablar. En ocasiones no es fácil abrirse y exponer nuestra vida íntima.

Si te sientes constantemente criticado, incómodo o juzgado, quizás ese psicólogo de pareja no es el adecuado para ti. Si bien confrontar es parte del proceso de la terapia, no debes llegar a sentir que te están atacando.

Busquen una persona que les genere confianza a ambos. Recuerda que en una terapia de pareja se suele hablar de temas de sexualidad, logística y responsabilidad y, sobre todo, de emociones. Lo mejor es elegir a una persona formada profesionalmente para tratar estos temas, y con calidez humana.

 

 

 

Terapia de pareja online

La terapia de pareja online permite que las parejas se encuentren con un terapeuta licenciado para resolver los desafíos que puedan estar atravesando como relación. Para lograrlo es necesario hacerlo a través de video a través de una plataforma segura, al igual que en una terapia online individual.

La terapia de pareja online es tan efectiva como la terapia de pareja en persona, sin embargo, esta modalidad en línea ofrece mayor flexibilidad de opciones.

Antes de empezar es importante que tú y tu pareja se sientan cómodos con este método de tratamiento para que puedan obtener el mayor beneficio de las sesiones.

 

 

 

 

Terapia de pareja en Lima

Resulta esencial buscar terapeutas capacitados, para que la terapia de pareja no sea un espacio solo de deshago destructivo, sino un espacio de crecimiento.

Hablar del problema es algo bueno, pues nos ayuda a mejorar, pero centrarse demasiado en el problema no nos permite ver las soluciones.

Nuestros terapeutas intercalan las sesiones de terapia de pareja con sesiones individuales. En las sesiones individuales hay un mayor desahogo, mientras que en las conjuntas nos enfocamos en construir el futuro deseado.

Nuestro equipo de Psicólogos de pareja:

 

 

MARIA ANDREA GANOZA

    • Psicóloga –Colegio de Psicólogos del Perú
    • Terapeuta Enfocado en Soluciones
    • Máster en Terapia Familiar y de Pareja –Universidad Autónoma de Barcelona
    • Coach Sexual –Asociación Española de Terapia Sexual – Madrid
    • Diplomada en Terapia Narrativa y Prácticas Comunitarias. PRANAS Chile
    • Especialidad en Terapia Sistémica Breve. IFAMI
    • Formación en Técnicas de Libertad Emocional (EFT) y TIC. IFAMI
    • Formación en Mindfulness basado en reducción del estrés – Universidad Autónoma de Madrid

DANIEL PINASCO

    • Psicólogo – Colegio de Psicólogos del Perú
    • Terapeuta Enfocado en Soluciones CSF– Nueva York
    • Maestría en Psicología Clínica de niños y adolescentes – USMP
    • Formación en Orientación Familiar y de pareja – Centro Peruano de Terapia Familiar y de Pareja.
    • Formación en Mindfulness basado en reducción del estrés. Conciencia Plena Perú

CECILIA URIBE

    • Psicóloga Colegio de Psicólogos del Perú
    • Terapeuta Racional Emotiva – Cognitiva – PSICOTREC
    • Miembro Afiliado del Instituto Albert Ellis de New York (TREC)
    • Terapeuta Familiar y de Pareja – Instituto Sinergia
    • Diplomado en: Trastornos del Espectro Autista – EOS Perú.

Conoce más sobre

Terapia de pareja

TERAPIA PSICOLÓGICA ONLINE

TERAPIA FAMILIAR

ORIENTACIÓN VOCACIONAL

DESARROLLO PERSONAL

ANSIEDAD

ESTRÉS

DEPRESIÓN

INSEGURIDAD Y AUTOESTIMA

CONTROL DE LA IRA

ATAQUES DE PÁNICO

VIOLENCIA SEXUAL

DUELO

SEPARA TU CITA

Prescencial

Disponible solo en Lima – Perú.

Online

Atención en línea por algunos de nuestro canales: Google Meet, Zoom, Skype y Whatsapp Call.

¿Como podemos ayudarte?

Terapia de Parejas
Sesiones en conjunto e individuales con cada miembro. Una vez por semana.
Paquete de 10 sesiones
blank
Al adquirir un paquete de sesiones obtienes un 10% de descuento.

Artículos de interés

¿Deseas agendar una cita?
Consúltanos
blank