¿En qué consiste una terapia para trabajar el estrés postraumático por violencia sexual?

En la vida ocurren experiencias que nos marcan. Eventos cruciales que establecen un antes y un después en nuestra historia. Muchas de esas experiencias pueden ser situaciones felices, pero algunas de ellas también pueden ser eventos traumáticos que dejan un hondo impacto en nosotros. A veces, aquel impacto puede sentirse incluso en nuestro presente. Porque cuando nos enfrentamos a situaciones emocionalmente intensas y no logramos conducirlas de forma oportuna, esto afecta en la manera en cómo miramos el mundo.

 

En el caso de pacientes que han sufrido de violencia sexual, muchos de sus problemas del presente están asociados con aquel evento. Ya sea si fue un evento reciente u ocurrió muchos años atrás, las situaciones de abuso en ocasiones podrían tener secuelas en la vida de la persona. Los episodios de violencia sexual muchas veces conducen a estados de estrés post traumático, ya que el evento en sí ha sido tan impactante para la persona, que su capacidad de entender y gestionar lo ocurrido se ven sobrepasadas.

 

Después de haber sufrido este tipo de abuso es común que surjan emociones como el miedo, vergüenza e incluso culpa. Algunos pacientes han manifestado problemas para abrirse íntimamente en lo sexual y en lo afectivo. Y otros, tienen recuerdos angustiosos, recurrentes y difíciles de controlar.

 

En mis años como terapeuta, he acompañado a pacientes que han sufrido de violencia sexual a orientar su vida hacia una dirección distinta, lejos del dolor, el rencor o la vergüenza. Afortunadamente, gracias a su determinación y fortalezas personales, lograron superar el trauma, y además pudieron crecer significativamente a partir de la experiencia.

 

Hablar sobre ello es necesario, pero también es clave enfocarnos en la solución

Al inicio de la terapia es importante tener un espacio para que la persona pueda relatar su historia -si es que así lo desea- y sobre todo tener un espacio de desfogue emocional y mental donde poco a poco pueda ir ordenando sus ideas, pensamientos y emociones.

He notado que muchas personas que vienen de terapias previas donde se ha hablado mucho sobre la situación de violencia, pero no necesariamente se sienten mejor. De hecho, pueden llegar a sentir un alivio inicial pero no percibir un avance respecto a la superación del evento.

Por ello es importante no sólo repasar el evento sino aprender a conectar con nuestras herramientas personales.

 

1. ENTENDER QUE SOMOS MÁS QUE LOS PROBLEMAS QUE ATRAVESAMOS

Las personas no somos los problemas que atravesamos. Una situación de violencia sexual es un problema difícil realmente, pero no tiene que definirnos por completo.  Nuestra historia personal es mucho más rica y va mucho más allá de aquel evento traumático.

En el caso de una experiencia de violencia sexual es importante entender que esta fue una situación externa a nosotros. El entender esto nos ayuda a sentir que no somos la raíz del problema. Esto nos ayuda a dejar ir sensaciones comunes como la culpa y vergüenza y también es más fácil encontrar el coraje para contar nuestra historia y tomar acciones para protegernos.

Más allá de problemas, las personas tenemos recursos y habilidades internas. Recursos que a veces no reconocemos, pero están ahí. Y que naturalmente hemos utilizado para sobreponernos a las dificultades que nos impone la vida.

Dentro de una terapia para trabajar con eventos traumáticos nos enfocamos en identificar todos los recursos que te han permitido sobreponerte a la situación:

¿Cómo lograste atravesar esa situación, ¿qué recursos internos utilizaste para vencer la situación? ¿Qué personas o actividades te ayudaron a sobrellevarla pese a su dificultad?

 

2. VERTE COMO UN SOBREVIVIENTE DE VIOLENCIA SEXUAL AYUDA, PERO NO BASTA

Más que una víctima eres alguien que pasó por una situación de violencia y que ha aprendido a lidiar con los efectos que ese evento ha tenido sobre tu vida.

Quedarnos con la etiqueta de víctimas o sobrevivientes es útil al inicio para no negar lo vivido y reconocer la experiencia. Pero no nos ayuda en la superación real del problema, pues corremos el riesgo de estancarnos en las secuelas emocionales del problema y no permitimos crecer a través de la experiencia.

 

3. DEJAR DE SOBREVIVIR Y EMPEZAR A VIVIR

Si ya has pasado esta etapa donde has logrado librarte de la culpa y la vergüenza y has empezado a reconocer tus recursos, es importante pasar a la etapa de armar nuevos objetivos para tu vida.

¿Qué tipo de vida es la que deseas para ti? ¿Cómo te la imaginas? Desde ahora puedes empezar a armar la vida que tu deseas y te podemos acompañar en ese proceso.

Sin importar lo difícil que puede haber sido el pasado puedes crear una vida significativa para ti, con todo aquello que te nutra emocional, física, mental y espiritualmente.

 

Para esto, algunas sesiones estarán enfocadas en:

  • Ejercicios para que aprendas a reconocer que es lo que nutre a nivel personal
  • Reconocer las cosas, situaciones, actividades que te hacen feliz
  • Identificar las personas deseas que integren tu nuevo círculo familiar/amical

 

Cosas terribles ocurren en la vida sin que podamos hacer mucho por evitarlas, lo único que queda en nuestro control es la forma en que decidimos responder a estas situaciones. En este artículo es para personas que han pasado por un trauma de violencia sexual. Esperamos que estas pautas te hayan motivado a seguir adelante y re hacer tu vida.

También podría interesante el video: 5 mitos sobre la violencia sexual

Si sientes que requieres de ayuda profesional, nuestro enfoque en terapias para trabajar con episodios de violencia sexual resultarte útil. Puedes comunicarte con nosotros para una terapia en línea y escribirnos a contacto@terapiapsicologicalima.com o si estas en Perú llamar al 962-783032 para separar tu cita.

Todos los derechos reservados para psicologos en lima de terapia enfocada en soluciones

Temas de interés

Terapia de pareja

TERAPIA PSICOLÓGICA ONLINE

TERAPIA FAMILIAR

ORIENTACIÓN VOCACIONAL

DESARROLLO PERSONAL

ANSIEDAD

ESTRÉS

DEPRESIÓN

INSEGURIDAD Y AUTOESTIMA

CONTROL DE LA IRA

ATAQUES DE PÁNICO

VIOLENCIA SEXUAL

DUELO

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *